Mientras ríes, piensas

Llega un maño por adopción que aún tiene un son cubano en sus venas: Amaury Cabrera. Polifacético, más de lo que puedas imaginar: este escritor, ingeniero, fotógrafo, realizador de vídeos y formador nos deja una delicia de entrevista. ¡¿Nos acompañas a conocer al artífice de Negocy?!

amaury cabrera

¿Cómo te gustaría que te definieran en una línea el día de antes de jubilarte?

Como alguien que ha sabido luchar desde cero, pensando, y creando. Emigrar es duro, y siempre es una alternativa a estar peor en tu propio país. Emigrar es comenzar de nuevo, y en mi caso, ante un mundo completamente desconocido, tuve que autoformarme muchas veces, y otras, metiendo la cabeza en el sistema con absoluta voluntad de crecer.

¿Qué ingredientes necesitas para crear nuevas ideas?

Vivir experiencias y espacio para pensar. Información, libros, internet, gente que saben más, para aprender de ellos.

¿Cuál es tu receta “mágica” para trabajar en equipo?

Simplemente, escuchar. Luego, actuar. Escuchar, porque los problemas surgen por falta de comunicación de ambas partes, empezando por uno si no es capaz de escuchar. Y actuar, porque si después de escuchar no se actúa, el tiempo empleado no habrá servido para nada.

¿Qué es lo primero que escuchas por la mañana?

Música de radios de Internet. Sí. Me encanta la música de todo tipo, excepto Rap. Me gusta descubrir nuevas músicas, nuevos sonidos de todo el mundo, a un click. ¡Es emocionante!

Un “lugar en el mundo” para ti…

El pueblo de Agüero. Cuando la familia pudo nos compramos una casita en el pueblo de Agüero, es como un oasis de silencio y naturaleza. Funciona como el cargador de pilas para la semana. Un rejuvenecedor.

¿Cuál era tu sueño cuando eras crío? ¿Qué querías ser de mayor?

Quería ser diseñador, arquitecto. Era bueno dibujando con 7 años, y mientras crecía me interesaba mucho la habilidad que tienen algunas personas para transformar un folio en blanco en una obra de arte, en general, la habilidad para crear.

¿Cuál es tu gran aportación a este mundo?

Hacer pensar a los demás desde la crítica,  que hace ver las cosas diferentes. Siempre de niño era el gracioso de la clase, con chistes buenos o malos, pero que sin duda hacían pensar. Cuando desperté del Matrix cubano (realidad ficción) fui, y continúo siendo, muy crítico. Existe algo que nunca debemos perder de vista: «Ninguna persona puede estar por encima de otra, tenga el poder que tenga, el Presidente o tu Jefe inmediato. Una cosa es el respeto, de igual a igual, y otra la sumisión»

¿Cuál es tu gran (y adorable) defecto?

Primero medito, y luego hablo y actúo. A veces es un problema porque la sociedad vive en la urgencia. El hecho de pensar lo que digo y hablo, en ocasiones provoca «calma», y otros necesitan «velocidad».

¿Qué crees que hace falta para cambiar el mundo?

Políticos con los mismos problemas que la gente, que pasen hambre, que les quiten la casa, que le despidan del trabajo.

¿Cuál es tu receta para relajarte?

Fotografiar, tener un proyecto en vídeo. Cuando salgo a la calle estoy mirando lo que sucede a mi alrededor, pienso, y calculo escenas fotográficas, futuros proyectos de vídeo, y analizo porqué no lo he hecho antes, o qué debo hacer para hacerlo. Eso me ralaja, y me aviva el interés por aprender. De hecho, uno de mis pasatiempos favoritos es ir al cine, o a la casa del Libro para hojear libros de fotos.

Un película que todo profesional tiene que ver…

Cualquier película de Charles Chaplin. Hay una explicación. Si hay un humor perfecto y crítico, ese es el de Charles Chaplin. Mientras ríes, piensas.

¿A qué persona imprescindible de tu vida te gustaría decirle “gracias” ahora?

A mi pareja. Sin ella, casi seguro hubiese sido otro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *