La i pequeña para los pequeños

Este post empieza con unas preguntas sencillas: ¡¿es importante el pequeño comercio?! ¡¿debemos prestarle atención?! Y nuestra respuesta es contundente: «claro que sí». El pequeño comercio es un elemento fundamental del modelo de ciudad mediterránea. Atacarlo, supone atacar nuestra propia calidad de vida. Defenderlo, «¡salvarnos!». Y si, tal vez te suena exagerado pero, ¿te imaginas vivir en una ciudad al estilo norteamericano? Calles sin tiendas ni paseos. Solo grandes superficies a las que puedes llegar con tu gran coche.

Ahora bien, el hecho de que el pequeño comercio sea una pieza clave de nuestra sociedad, ¡¿significa algo hoy?! Pues… Este sector lleva años padeciendo la crisis. Muchas tiendas han bajado sus persianas.  Y las que «aguantan» requieren nuevas soluciones. Soluciones que  trabajen desde sus puntos fuertes respecto a las grandes superficies y a las franquicias. Y dejen a un lado aquellas que se centran en «la lógica de la urgencia» -achicar precios, plantilla e ideas-.

fortalezas pequeño comercio

Acercar la i pequeña a los pequeños supone que el pequeño comercio trabaje sobre sus puntos fuertes: la relación con el cliente y el punto de venta…

  • El que trabaja en la tienda conoce al cliente. Porque este dedica tiempo a la compra. Saluda, cuenta cómo le va el día, opina sobre todo (lo que se le pregunta y lo que no). Y esto es una ventaja. Siempre y cuando se sepa interpretar lo que le pasa, lo que necesita, lo que siente… ¡¿Acaso en las grandes superficies se genera este lazo?! ¡¿Y en las franquicias?! Sin dudas, amigos, este es un punto fuerte.
  • El punto de venta se convierte en el espacio de prueba-error. Para estudiar qué le gusta al cliente, cómo busca, qué compra, cómo lo sorprendemos. Puedo ir cambiando la escenografía y ver qué sucede. Desde el detalle, desde el mimo, desde la relación estrecha. Y, sobre todo, desde la experiencia: el reto es crear nuevas sensaciones cada día.

Cerramos el post con una afirmación. Las pymes de comercio pueden y deben innovar. Lo pueden hacer de forma sencilla y económica, con acciones innovadoras  en los ejes de atención al cliente y punto de venta.  Ahora bien, ¡¿crees que esto suele darse?!

2 Comments

  1. Me has tocado el «tema» Melina. Llevamos años luchando por esto: por mantenernos, por no perder la esencia… mientras vamos viendo que, a nuestro alrededor, cada vez somos menos.
    Sólo pido que cuando entréis a una pequeña tienda, no infravaloréis al que tenéis detrás del mostrador. Además de carnicero, panadero, camarero, dependiente… es un gran economista, experto como pocos en marketing y finanzas.
    Muchas veces nos equivocaremos y no daremos con lo que busca el cliente, pero lo intentamos continuamente, os lo podemos asegurar.

    • Lidia.
      ¡Qué bueno saber que nos lees! Nos encanta tu comentario. Algunas reflexiones al respecto:
      (0) Sin duda, sabemos, reconocemos y elogiamos el trabajo que hace cada comerciante al levantar la persiana.
      (1) Si planteamos esta sección es porque sabemos que, muchas veces, el esfuerzo del pequeño comercio NO se ve recompensado… Como dices, «no podemos saber de todo». En ningún sector… Y esto se paga caro.
      (2) Creemos que los que trabajamos para el pequeño comercio debemos convertirnos en TRADUCTORES / FACILITADORES de la INNOVACIÓN… Hacerla sencilla para todos. Ese es nuestro reto.
      (3) Como planteas, hay distintos tipos de empresarios de comercio según su nivel de MOTIVACIÓN, FORMACIÓN, ACCIÓN… ¡Y procuraremos ir dando respuestas para todos ellos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *