Salud, amor y rebeldía

Nacho Escartín, enredador, campesino, poeta, bailarín, jugador de baloncesto, revolucionario, amante, bicicletero, cultureta, vividor,… ¡y lo que se proponga!

 Nacho Escartín

¿Cómo te gustaría que te definieran en una línea el día de antes de jubilarte?

 Diossssssssss, el espacio que deja este nacho.

¿Cuál es tu sueño perdido? ¿Por qué lo diste por perdido?

 Perdí la oportunidad de cantarme un tema con Freddy Mercury. Habría estado genial.

¿Cuándo sientes que el tiempo desaparece? ¿Haciendo qué?

 Cuando hago el muerto (boca arriba) en el mar.

¿Cuál es el «fantasma» que te acompaña cuando vas a empezar un proyecto nuevo?

 Las ilusiones y ganas se comen a los fantasmas.

¿Qué ingredientes necesitas para crear nuevas ideas?

 Energía y utopías hacia las que caminar. Y si, además, las ideas se crean de forma colectiva y las personas que te acompañan te dan buena onda,… dejamos que fluya.

¿Cuál ha sido el cambio más grande que has hecho en tu vida?

 Irme a vivir al campo.

¿Cuál ha sido tu gran metida de pata? ¿Qué has aprendido de ella?

Durante años me creí un rebelde sin causa. Ahora que tengo más claras las causas por las que lucho, he aprendido a ser más tolerante y empatizar mejor con las personas con las que vivo, aunque funcionemos distinto.

Si te dijeran que el mundo se acaba, ¿cuáles serían las 5 cosas que no dejarías de hacer?

Seguiría viviendo, disfrutando de personas que me llenan, gozándomela con la música, flipando con todo lo que aprendo de la naturaleza y no teniendo prisa por que llegue el final… oye pero, el mundo no se acaba, ¿no?

Un libro que no puede faltar en la biblioteca de todo profesional

 Depende de a qué te dediques. Independientemente del gremio, «Cuídate, compa» de Eneko Landaburu es un manual para los autocuidados de la salud. Si queremos emprender cualquier faena, necesitamos tener energía. Así que lo primero, nos cuidamos nosotras y a las demás.

Una canción que te motiva…

 «Amarraditos» de María Dolores Pradera, que llevo unos días cantando sin parar.

Mi lema es…

 Salud, amor y rebeldía. No es un lema. Es más bien un mantra.

¿A qué persona imprescindible de tu vida te gustaría decirle ahora «gracias»?

 Se lo digo ahora mismo. A mi mamá, que la tengo aquí al ladico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *