Quizás estoy viviendo mi sueño

Y hoy es el turno de Jesús Morales. Seguramente, el Pantuflo más joven de todos los que han pasado por este blog durante este verano. Directo desde Quinto, llega este gran dinamizador del territorio rural y de sus gentes. Una de esas personas que  «le ponen color» a todo lo que tocan.

jesus morales
¿Cómo te gustaría que te definieran en una línea el día de antes de jubilarte?

Como un “joven” agitador de la población. Un chinche. Pero vamos… ¿jubilarse, para qué?

¿Cuál es tu sueño perdido? ¿Por qué lo diste por perdido?

Actor profesional de teatro. Ni cine, ni TV. El teatro es mi pasión. Es un sueño por el que nunca luché de forma profesional porque tenía que renunciar a muchas cosas de mi vida, de mis raíces, de mis movidas. Llegué a poner en la balanza ese sueño para ver si pesaba más que todo lo anterior, pero no fue así. Quizá no sería mi sueño. Quizá estoy viviendo mi sueño y no he parado a pensarlo, sino a vivirlo.

¿Cuándo sientes que el tiempo desaparece? ¿Haciendo qué?

Siento que el tiempo “desaparece” desde la perspectiva de “no me importa echar todo el tiempo del mundo para conseguir…”: Cuando trabajo con mi equipo, con mis compañeros, con mis camaradas. Los teatreros del Quintus. Los voluntarios del Tiempo Libre, los excompañeros de la comisión. Todo el tiempo dedicado a esas personas, nunca ha sido tiempo perdido. Sino aprendizaje continuo.

O siento que el tiempo “desaparece” desde el punto de vista de “estoy perdiendo el tiempo…”: Cuando haciendo cualquier cosa me viene al pensamiento la mínima duda de si esa “cosa” realmente merece la pena todo el esfuerzo.

¿Cuál es el «fantasma» que te acompaña cuando vas a empezar un proyecto nuevo?

La verdad que no procuro preocuparme mucho por esto. Soy de los que “quitan la paja” y facilitan el camino. No me preocupa excesivamente el número de participación. Prefiero que las cosas salgan bien y quien participe que se lleve un buen recuerdo y experiencias. Ante cualquier proyecto, profesional o vital, no suelo amedrentarme si se que cuento con gente que me respalda, apoya o que va conmigo de la mano.

¿Qué ingredientes necesitas para crear nuevas ideas?

Por ser algo creativos lo pintaré de esta manera. En la cocina de las ideas lo primero que debemos hacer es lavarnos las manos, para evitar que acciones anteriores contaminen la nueva receta. Retirarnos los flequillos para que no nos estorben a la vista y ponernos gafas si somos algo miopes. Al entrar en la cocina, deberé dejar los problemas fuera. Mis preocupaciones. Porque solo así conseguiré centrarme en lo que estoy. Hacer siempre los mismos macarrones llegan a aburrir y a saturar. Así que por qué no pruebo a cocinar algo diferente. En caso de que no esté seguro de cómo hacerlo, puedo pedir información. Mirar en Internet. Aunque en esto último me puedo perder navegando durante horas. Sin duda la mejor opción será contar con alguien experimentado que me pueda ayudar. Un equipo.

Haciendo una síntesis: creatividad, apertura mental, observación, analizar demandas, conocer recursos, aprovechamiento de lo existente, dar la vuelta a las cosas, contar con otrxs, apoyos/ayuda.

¿Cuál ha sido el cambio más grande que has hecho en tu vida?

No sabría si calificarlo como cambio. Una de las experiencias que si han supuesto cambios en mi vida, fue tanto la toma de decisión de participar en política local como la decisión de abandonarla cuatro años después.

¿Cuál ha sido tu gran metida de pata? ¿Qué has aprendido de ella?

Cientos. No sabría con cuál quedarme. Posiblemente, una de las cosas que me han llevado en ocasiones a “meter la pata” ha sido el no saber decir NO a tiempo. La sensación de tener que hacer algo por complacer a otros sin pararte a pensar si realmente estás haciendo lo que querías. La vorágine del día a día a veces no nos invita a frenar y meditar bien las cosas.

Si te dijeran que el mundo se acaba, ¿cuáles serían las 5 cosas que no dejarías de hacer?

Si me dijeran que el mundo se acaba dentro de una semana o de un año, pues creo que seguiría haciendo lo mismo que hago ahora. Disfrutar de la familia, amigos, pareja… disfrutar con mis aficiones. Rellenar encuestas que me manda mi colega Melina…

Un libro que no puede faltar en la biblioteca de todo profesional

Un cuaderno en blanco. El mejor libro es el que está por escribir.

Una canción que te motiva…

Tengo varias. Muchas tienen que ver con los primeros años de juventud cuando empiezas a vivir nuevas experiencias y las canciones te recuerdan esos momentos. Sin embargo, hay una canción que hace que siempre que la oigo me pone de buen humor. Insurrección (De Manolo García). Me trae a la mente bonitos recuerdos.

Mi lema es…

No tengo lemas. O quizá muchos. Todos que me vienen a la cabeza tienen que ver con el respeto. Creo que si todos tratamos a los demás como nos gustaría que nos tratasen a nosotros, el mundo sería un mejor lugar.

¿A qué persona imprescindible de tu vida te gustaría decirle ahora «gracias»?

Es otra de las cosas que a veces cuesta decir. Es más fácil mostrar un pequeño enfado tras una discusión que el agradecimiento a la gente que quieres, que te ha criado, educado y que a fin de cuentas eres como eres por ellos. Las madres siempre suelen llevarse la mejor parte de estas respuestas. Pero yo me quedaría en general con las mujeres cercanas en mi familia. Madre, Tía, Abuela y pareja. Los padres, en mi caso, quizá como una segunda voz, es una de las personas que más admiro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *