Estrategia (de equilibrios)

Cuando el mar se agita, parece lógico que nos alarmemos. La ilusión de vivir en una sociedad de aguas calmas, se disipa con velocidad y entonces nos preguntamos qué hacer. ¡¿Nadar o flotar?! ¡¿Y en qué dirección?! Hay gente más prudente y otra más osada pero, si algo deja claro la crisis, es que no se puede salir de ella con fórmulas de blanco o negro. Las empresas deben buscar ese equilibrio inestable entre reflexión y acción.

130402_Metodo39_creativita_equilibrio

Hoy, más que nunca, es fundamental que las empresas tengan una estrategia. Y no nos referimos al mítico (y odiado) plan estratégico de miles de páginas. Nos referimos a un plan liviano, ágil y flexible. En otras palabras, una guía:

1) Que nos exija parar, pensar y volver a tomar decisiones, sin que la realidad o la inercia se nos impongan.

2) Que nos sirva para ponernos en marcha de forma clara y contundente.

3) Que no nos ate sino que nos permita pivotar y que podamos ir modificando.

Hasta aquí, ¡¿estás de acuerdo?! En el próximo post te daremos algunas herramientas para que puedas ponerlo en práctica…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *